Curiosidades news/Irene Zarza

Un movimiento popular que acaba con la masturbación

Fotografía obtenida de la página oficial del diario El Confidencial,concretamente de su publicación digital del 15 de marzo de 2014.

Foto: página oficial del diario El Confidencial.

En junio de 2011, Alexandre Rhodes ha creado un movimiento con la abstinencia sexual como efecto placebo y pilar fundamental para mejorar su salud. Los fapstronauts, como se han autodefinido, crean cada vez mayor contenido en la red para conseguir más seguidores.
Durante décadas, tanto la familia como la escuela abogaban por acabar con la autosatisfacción, diciendo que producía alopecia o miopía.

Lo cierto es que estos dos polos antagónicos tienen premisas opuestas. Por un lado, mejorar la satisfacción sexual permite explorar el cuerpo y activar ciertos mecanismos cerebrales, mientras que por el contrario, los integrantes del movimiento NoFap, afirman que dejar de masturbarse son todas ventajas.Muchas personas declaran que la abstinencia sexual ayuda a mantener los niveles de concentración y eleva los niveles de testosterona.

No solo este movimiento nuevo es pionero en afirmar que la masturbación empeora el rendimiento diario, sino que otras páginas como YBOP (Your brain on porn) forman comunidades cada vez más amplias que creen firmemente esta nueva ideología. Este pensamiento radica en tres pilares básicos a seguir: no masturbarse, no tocarse y no ver porno, abreviado PMO (porno, masturbación y orgasmo). La página oficial del movimiento está escrita con tintes humorísticos, pero sin recurrir a la ironía argumentativa. Por el contrario, hay críticos como la página Archives of Sexual Behavior, que acusan a los creadores de dichos movimientos de que su única intención es acabar con la pornografía en Internet. Algunos psicólogos como David J. Ley ha declarado para el medio Psychology Today que el movimiento ‘recupera viejos mitos sobre cómo dejar de masturbarse ayuda a ser más enérgicos, sexuales, viriles y masculino’.
Gran cantidad de expertos llegan a la misma conclusión, ver porno no afecta a las funciones cerebrales. El problema puede radicar en la pareja, en la mala educación sexual o el miedo al rechazo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s